Fundamentación

A poco más de doce años del inicio de la carrera, se propone un nuevo plan de estudios para la Licenciatura en Educación, ciclo de complementación curricular, de la Universidad Nacional de Quilmes, que es el resultado de un proceso de análisis y discusión que involucró distintas instancias de intercambio institucional.

La Licenciatura en Educación, ciclo de complementación curricular, se crea en 1998 por Resolución del Consejo Superior Nº 148 e inicia las actividades académicas en el mes de marzo de 1999. La Licenciatura en Educación constituyó la primera iniciativa de la Universidad que reconocía y articulaba la formación académica previa de los estudiantes, contribuyendo a la aspiración de proporcionar educación superior de Licenciatura a profesores.

Conscientes de que los planes de estudio deben examinarse periódicamente, se ha realizado un proceso de revisión del plan vigente que, al tiempo que ha mostrado aspectos valiosos, ha revelado necesidades y problemas en la formación de los estudiantes. El plan propuesto incorpora los avances en la producción científica y atiende los cambios en la sociedad, toda vez que las transformaciones acontecidas en los últimos años impactan en los procesos educativos y demandan formas de comprensión y acción sobre la base del conocimiento sociohistórico del que derivan los problemas, así como modos reflexivos y críticos de pensamiento.

El nuevo plan de estudios para la Licenciatura en Educación comprende determinados presupuestos que avalan enseñanzas pertinentes y equilibradas, garantizando una formación teórica y en habilidades establecidas en el perfil del graduado que le provean al futuro Licenciado/a herramientas conceptuales, metodológicas y técnicas para la comprensión del fenómeno educativo y la fundamentación de sus prácticas profesionales en el ámbito educativo. Se estructura en un núcleo de formación básica común para todos los estudiantes y en un núcleo de formación específica que permite a los estudiantes que lo deseen focalizar su formación en un área de conocimiento y actuación.
Considerando que el nuevo plan de estudios constituye un ciclo de complementación, se aspira que los estudiantes puedan, a la vez que revisar y profundizar su formación previa, ampliar sus conocimientos y capacidades ya adquiridos, así como lograr una formación de base para la continuación de estudios de posgrado. Sus propósitos están orientados a una formación que permita a sus egresados/as analizar e intervenir críticamente y de manera interdisciplinaria, tanto en el campo profesional como académico, en problemáticas propias del campo académico, el sistema educativo, el sector público en general y la sociedad civil.

Esta propuesta se sustenta en la idea de que un plan de estudios constituye la expresión de una intención. Un plan de estudios es una hipótesis de trabajo que se comprueba en la práctica efectiva. En consecuencia, el seguimiento, análisis y evaluación de su desarrollo constituyen instancias imprescindibles que comprometen a profesores y estudiantes en la revisión, reflexión y valoración permanente de la formación en la universidad y la de Licenciados/as en Educación en particular.